Inicio Letras Actualidad ¡Los secretos de Obama y Trump al descubierto!

¡Los secretos de Obama y Trump al descubierto!

0
0
61

El hype de Barack Obama llegando a la presidencia en el año 2008 fue avasallante, aunque honestamente hizo falta un poco de sano escepticismo, vamos, es un político, no el superhéroe que algunos imaginaron. Ocho años después, vemos el otro lado de la moneda, un supervillano llegando a la casa blanca. Dos conceptos de la era de la información explican cómo y por qué sucedió esta transición inverosímil.

Obama y el poder del marketing viral

En el año 2008 se estrenó The Dark Knight, de Christopher Nolan, y el equipo de marketing de Warner Brothers utilizó conceptos innovadores para generar especulación y atraer a más público a las salas de cine: filtraciones de fotos del rodaje, el anuncio controversial de Heath Ledger como el nuevo Joker y la brillante difusión de afiches en Internet, con páginas falsas como la de la Policía de Gotham City, Whysoserious.com y la campaña de Harvey Dent como Fiscal de Distrito.

Era una fórmula que explotaba los recursos emergentes de las redes sociales (Facebook y Twitter tenían menos de cuatro años de existencia), lo importante era el alcance de la difusión a través de la propagación que se conseguía por medio de los share y likes de los propios usuarios. Aunque no había certezas sobre la película, se hablaba de ella, la expectación se contagiaba, era “viral”. El éxito fue rotundo y no dista mucho de lo que Barack Obama incorporó en su campaña para consolidar su candidatura y luego ganar las votaciones.

Obama capitalizó su incuestionable talento para la retórica, los videos de sus discursos, los tweets y el famoso afiche multicolor con su rostro. Era tan contagioso que la política estadounidense de pronto se hizo global y en todos lados había una opinión sobre el futuro presidente. Cabe resaltar, muy a pesar de la corrección política con la que se trata el tema, que muchos sentían la curiosidad de saber qué ocurriría en el mandato del primer presidente negro de un país con problemas raciales históricos.

El diagnóstico que puede leerse en distintos medios es balanceado. Es posible decir que el legado de Obama es más discreto de lo esperado y definitivamente no salvó al mundo. Esto debería significar que la masa votante debería tener más cuidado sobre lo que el marketing político ofrece y su choque con la realidad. Sin embargo, tal precaución no se impuso, por el contrario, el fenómeno evolucionó hacia un siniestro concepto.

marketing-color-colors-wheel

 

Trump, clickbait y la posverdad

John McCain y Mitt Romney se vieron tibios en sus intentos para contrarrestar el éxito viral de Obama, se requería de alguien que aprovechara recursos similares y explotara las nuevas tendencias en la comunicación, en donde lo inmediato es incluso más efectivo que lo pegadizo. Después de 2010, no importa si lo que se comunica es cierto o no, basta con que alguien tire el anzuelo y los usuarios llegarán solos. El clickbait es la simplificación burda del marketing viral.

El clickbait heredó el amarillismo presente en titulares de cualquier medio informativo, se trata de fórmulas simples para entender la realidad y van más allá de la exageración del copywritting. Titulares como “5 formas para ser más feliz” o “La ciencia descubre una planta para ser menos imbécil”, no dicen absolutamente nada, regularmente el contenido tampoco, pero suena a que se debe compartir. Y quien comparte se toma la licencia de no leer, mucho menos reflexionar y decidir conscientemente si lo que está publicando es útil o no. La verdad no importa, por lo tanto, se consolida la dolorosa teoría de la posverdad.

No hay que darle vueltas, muchos análisis se han hecho sobre la cantidad de mentiras de Trump en sus discursos. Las estrategias populistas se suman al hartazgo hacia la política y la vulnerabilidad que ciertos grupos humanos sintieron ante el avance del progresismo social. Por tanto, no sólo era necesario un candidato viral, sino uno que dejara de lado lo políticamente correcto; que se alineara con un pensamiento más básico, porque los problemas del mundo son demasiado complejos y qué maldita hueva pensar. Es mejor buscar soluciones simplistas, redneck solution: “saquen a esos jodidos mexicanos y todos nuestros sueños se harán realidad”.

Por supuesto hay muchos factores más que intervinieron para montar este nuevo escenario global, pero a grandes rasgos puede esperarse una exasperante convergencia entre política y marketing. Las decisiones derivadas se moverán entre lo responsable y lo visceral, pero siempre siguiendo la brújula de los hashtags y generando nuevas formas para ejercer el viejo arte del engaño.

*****


Te recomendamos: Elecciones gringas. Homenaje al reality show

Cargue Más Por David
  • Pesadilla de muchos

    Estás en un paseo familiar en un día soleado. Ves a tus seres queridos sonrientes y bromea…
  • Pánico 2017

    1 Por supuesto que el precio anterior de la gasolina era artificial y en algún momento iba…
  • Vacaciones en Alepo

    Las fuerzas del ejército sirio han reconquistado la región este de la ciudad de Alepo, que…
Cargue Más En Actualidad

Mira además

«Ha vuelto». Adolf Hitler, ¿el líder que las naciones tercermundistas necesitan para sobresalir?

Dotada de un ácido humor para referirse al genocidio de la Segunda Guerra Mundial, David W…